Maratón

Información

Ariola finiquita su relación con ellos en febrero de 1985 con la publicación de Maratón, un trabajo en el que se advierten síntomas de un inminente cambio de orientación. Es un disco frenético hecho en menos de una semana (lo habitual es un mes) en los Estudios Kirios de Madrid. Lo conforman canciones que anticipan algunas novedades estilísticas y literarias, como El pintor y la modelo (en este estudio desnudo no hay nada, la superficie te ha de atrapar), El ángel caído (los cielos de tu amor se elevan sin mí y escupen a mi paso rayos de impiedad), ¡Deprisa! (recuerda que el peligro está al caer, el tedio te persigue, ¡huye!), Por la fuerza, En guerra o El Club del Alcohol. Las dirige el británico Peter McNamee, a la sazón omnipresente productor de numerosos grupos de la nueva ola madrileña (Nacha Pop, Derribos Arias, Pistones..) que les da un tono más rockero. Y, por sugerencia de Javier, las escribe mayormente Rodrigo Rosado, que depura, pule y acerca los textos de Danza al pálpito callejero. El grupo toma otros colores, desconocidos matices que no son los primigenios. El latido popular suple al periclitado y derretido hielo. “Arde la calle al sol de poniente”, proclama enfebrecido en esos días Santiago Auserón, que aporta su garganta a El Club del Alcohol, grandísimo himno tabernario de la postmodernidad (confía tus problemas al alcohol, te protegerá. Inunda en él tu cuerpo y siéntelo, y siéntelo fluir, siéntelo fluir), un canto entregado a Baco, motivo de irritación y cabreo para los abstemios.

El apoyo de Radio Futura es clave para sacarlos del agujero. Entablan amistad con Ricardo y Chris desde los primeros momentos y, cuando más estancados están, les abren las puertas de su casa y de su agencia de contratación, lo que contribuye a remontar el vuelo en unas circunstancias adversas. De hecho, hacen una pequeña gira con ellos que concluye con una actuación conjunta en las Serenatas de la Luna Joven en Málaga. “Esa noche les dimos un baño, presume Javier. Y ellos no lo negaron. Nos dijeron abiertamente que no les convenía llevarnos de teloneros porque dejábamos a la gente apabullada”.

Danza Invisible quiere sacar provecho de su punto electrizante, de esa privilegiada relación con la audiencia. Maratón es el punto de inflexión. Con él, la cosa empieza a calentarse. No vende mucho, aunque sí más que el anterior y, lo más importante, les restituye el nombre. El grafismo, fotografía intrigante y sugestiva, corre de cuenta del pintor Diego Santos y del fotógrafo Carlos Canal, el médico hematólogo que, en el plano estético y del diseño, renovaría la sangre de Danza Invisible. Es un disco hecho con mucho cariño en el que también interviene el teclista del grupo asturiano Modas Clandestinas, a quien Javier Ojeda le devolvería el favor cantando en una de sus grabaciones.
¿Te gusta este disco? ¡Compártelo!

 
Maratón

Publicación: 1986

1 - El Pintor Y La Modelo
2 - El Club Del Alcohol
3 - El Ángel Caído
4 - ¡Deprisa!
5 - Por La Fuerza
6 - Ecos
7 - En Guerra
8 - Así Marchamos A La Gloria

Ver en iTunes
Ver en Amazon
Escuchar en Spotify