Contacto Interior

Información

En la primavera del siguiente año se ponen de largo. Llega a las tiendas su estreno en larga duración publicado por Ariola, la multinacional que los ficha después de absorber al modesto sello MR. El lp se titula Contacto Interior, un debut absolutamente contagiado por la defectuosa dirección del productor Julián Ruiz que, amen de seguir la pista a Simple Minds o The Cure, recarga con estrépito la imagen de la banda siguiendo el canon nuevo romántico (inevitable peaje de las modas pasajeras). La foto usada para la portada se toma en uno de los vestíbulos del Hotel Palace de Madrid. Pecado venial del tiempo: se cae en la tentación de la pomposidad convirtiendo a los músicos en figurines más pendientes de la peluquería y el fondo de armario que de otras cosas. “Ahí – bromea Manolo Rubio – nos disfrazaron. Yo llevo una chaqueta roja horrible, es que te embaucan y caes. Pero cambiaron la esencia del grupo. Ni la imagen ni el sonido se corresponden con la realidad. Nosotros éramos más punkies”.

Julián Ruiz era un forofo de lo recargado. Él supervisa la sesión de fotos, controla el estilismo y mete la mano decisivamente en el resultado final del disco. Ordena la supresión de platos en la batería y la sustituye por una eléctrónica Simmons. De la piel se pasa al parche sintético. Una complicación adicional para Ricardo que, como anécdota , usa un suplemento insólito para poner la elevación adecuada al sillín: tres guías de teléfonos (de las voluminosas de Madrid).

Por contenido y continente, Contacto Interior es hijo de su tiempo. Pero, observado con la fría distancia de los años, no es un simple artificio en el que únicamente prevaleciera la pose. Las apariencias engañan. Adoptar esas pintas no era algo enteramente artificioso, sino el resultado de una voluntad estética: la gente quería marcar diferencias. Hubo algo de generación espontánea, todo el mundo quería acabar con la grisura franquista. Fue algo inesperado: no se sabe bien porqué pero el personal sentía la necesidad de ser distinto. Nadie les decía cómo debían de vestirse, sencillamente lo hacían y ya está.

Yo pienso – sentencia Javier Ojeda – que hasta el estilismo equivocado puede ser positivo. Fíjate, por ejemplo, en los Héroes del Silencio. Han vendido, aparte de una música, una pose, una determinada imagen. Y realmente es algo que funciona, aunque a veces pueda parecerte ridícula. Siempre habrá alguien que apoye lo diferente”.

Contacto Interior, editado en 1983, es un disco barroco de atmósferas gélidas, según lo define Antonio de la Rosa, versificador de Danza y letrista de los asturianos Modas Clandestinas. Contiene 10 canciones, entre las que sobresalen Tiempo de amor, Mis ojos hacia ti  y Al Amanecer. Hits que acostumbraban a marcar los picos en las actuaciones. Buena materia prima con una producción inadecuada que difería mucho si se escuchaba en disco o en directo.

Desvirtuaba nuestro directo, dice Ricardo. En vivo éramos más salvajes, más cercanos al punk por momentos, y a lo esquizofrénico. Al disco le pesa cierto hieratismo. Se perdió nervio a cambio de un sonido más tecnológico, más digital. No es el sonido de Danza. Es el concepto que Julián Ruiz tiene de nuestra música”.

La decena de temas del álbum se debe mayormente a la inspiración lírica de  Ricardo Texidó, autor de las letras, aunque la música es responsabilidad de toda la banda. Algunos títulos, a tono con las circunstancias: Espíritu Irreal (“sólo importan días futuros”). Terminología solemne y épica. Si Spandau Ballet, U2 y Simple Minds pueden, aquí no vamos a ser menos.

Sin embargo, hay versos más concretos. En Gente Especial se hostiga a Estados Unidos (“Esclavos, ellos quieren esclavos. Oprimen, presionan, fustigan con sus látigos”). En Tiempo de Amor se libra una batalla por el gozo corporal (“contra viento y marea yo lucharé con tal de encontrar la llave del placer”), y en Al Amanecer se incita a despertar los sentidos para neutralizar la tristeza (“despierta tu imaginación y siente”). Curiosamente es una letra escrita sólo unas horas antes de la grabación de la voz. En principio, esta canción se llamaba Varsovia e iba a ser enteramente instrumental.

No obstante, la vertiente literaria no es una prioridad. Es algo secundario, se redactaban estrofas hasta que encajaban.

Nunca le he dado demasiada importancia a las letras, confiesa Ricardo. Sólo he tenido que esforzarme para escribir algunas estrofas dignas que adornaran la música. Para mí las letras han sido siempre un vehículo de expresión un poco forzoso”.

 

(Manolo Bellido en "Una historia del pop malagueño (1960-2009)").
¿Te gusta este disco? ¡Compártelo!

 
Contacto Interior

Publicación: 1985

1 - Al Amanecer
2 - Tiempo De Amor
3 - Mis Ojos Hacia Ti
4 - Sueños De Intimidad
5 - Diario Oculto
6 - Contacto Interior
7 - Danza Y Magia Del Ritmo
8 - El Legado
9 - Espíritu Irreal
10 - Gente Especial

Ver en iTunes
Ver en Amazon
Escuchar en Spotify